Tag: Alfredo Zurita, 18 de Diciembre 2017

El Aceite de coco preserva tus recuerdos

Somos seres pensantes, andantes, compramos y vendemos cosas, servicios, discursos; somos seres autosustentables: compramos o cosechamos los alimentos, los cocinamos los comemos y luego vamos al baño a defecar.

¿Qué pasaría si un día nos olvidamos cómo hacer las cosas, hasta lo más simple como ir al baño?

La demencia llega a escondidas, como un ladrón en la noche, enfrentarnos hoy en día a ésta enfermedad es una tarea agotadora. El 90% de las demencias leves están sin diagnosticar. Todos conocemos qué es el Alzheimer pero la gran mayoría nos perdemos en la profundidad del concepto. Esta enfermedad roba nuestra realidad, nuestros recuerdos, nuestros razonamientos, nuestro más preciado bien: La Identidad.

En el Alzheimer, el deterioro cognitivo está directamente correlacionado con la pérdida de la sinapsis neuronal (unión entre neuronas), todavía no se conoce el porqué de la pérdida de las sinapsis, pero la investigación sugiere que esta pérdida sináptica es un evento temprano en el desarrollo de la enfermedad.

Las membranas neuronales, se componen de un tipo de lípido conocido como fosfolípidos. El fosfolípido más abundante en el cerebro humano está formado por procesos biológicos que tienen lugar en el cerebro, este proceso es dependiente de la disponibilidad de los nutrientes que requiere: ácidos grasos omega-3, uridina, colina entre otros. La formación de este fosfolípido se ve incrementada también por la presencia de otras vitaminas y antioxidantes que sirven para mejorar la disponibilidad del nutriente clave.

El alzheimer se expresa de diferentes maneras y no existe un patrón único e invariable, sin embargo suele progresar a través de unas etapas que hacen patente la lesión neurodegenerativa.

El primer síntoma suele ser la pérdida de memoria del día a día, tras el cual, las personas suelen experimentar problemas con el lenguaje y la comunicación, estos pueden ser sutiles, por lo que es complicado diferenciarlos de aquellos referentes al proceso normal de envejecimiento.

Un artículo publicado por científicos canadienses, nada más y nada menos que en el “Journal of Alzheimer´s Disease”, concluye que neuronas tratadas in vitro con el péptido beta amiloide pueden sobrevivir con la ayuda del aceite de coco. Este resultado es esperanzador para los pacientes que sufren esta terrible enfermedad, ya que hasta ahora los fármacos empleados han demostrado muy poca efectividad; y también para sus familiares, quienes padecen muchas veces tanto o más que los propios enfermos.

Para que entendamos la importancia de esta investigación, debemos aclarar que la Enfermedad de Alzheimer se caracteriza por la formación de placas de péptidos beta amiloide en el cerebro, los cuales interrumpen la comunicación o sinapsis entre las neuronas. Esto trae consigo los síntomas característicos de esta dolencia, tales como problemas con la memoria, la forma de pensar, el carácter o la manera de comportarse.

Un estudio de casos documentado por la Dra. Mary Newport habla sobre los cuerpos cetónicos, un combustible alternativo para su cerebro, que puede ser producido cuando su cuerpo convierte la grasa (a diferencia de la glucosa) para utilizarla como energía. Una fuente principal de cuerpos cetónicos son los triglicéridos de cadena-media (MCT)

Usted puede estimular la producción de cuerpos cetónicos consumiendo aceite de coco. Se determinó que entre tres y siete cucharadas de aceite de coco al día podrían suministrar al cuerpo con 20 gramos de MCTs, que es la cantidad que puede ayudar a prevenir las enfermedades degenerativas neurológicas.

El mecanismo de este metabolismo MCT-cetona hace que el cuerpo trate los MCTs como carbohidratos y no como grasas. Esto permite que la energía cetónica llegue al torrente sanguíneo sin causar el aumento de insulina relacionado con el consumo de carbohidratos.

Así que en efecto, el aceite de coco actúa como un carbohidrato cuando se trata de combustible para el cerebro.

Los niveles terapéuticos de MCTs que se han estudiado son de 20 gramos al día. De acuerdo con los cálculos de la Dra. Newport, cerca de 35 ml o siete cucharaditas, le brindaría el equivalente a 20 gramos de MCT, ya sea como medida de prevención en contra de las enfermedades neurológicas degenerativas o como un tratamiento para un caso ya establecido.

Sin embargo, hay que tener presente que toleramos el aceite de coco de forma diferente y por lo que recomiendo iniciar poco a poco hasta alcanzar los niveles terapéuticos, comenzar con una cucharadita acompañando al desayuno, se asimila mejor con los alimentos y luego aumentar progresivamente la cantidad hasta 4-6 cucharaditas.

Podemos complementar éste poderoso producto con el ginseng hindú o ashwagandha (Whitana somnífera) ésta es una planta con múltiples propiedades, y entre ellas está la de prevenir el alzhéimer, la demencia y otras enfermedades neurodegenerativas.

Lo podemos conseguir en forma de polvo seco de la planta, raíz para su decocción o extracto seco; ½ cucharadita de Ashwagandha disuelta en una taza de agua hirviendo, tomar una vez al día por 30 días y repetir cada 3 meses.

La alimentación es nuestra mejor medicina. Para prevenir la degeneración celular y aumentar nuestra vitalidad aquí les dejo una pequeña lista de alimentos nutritivos, ricos en minerales, vitaminas y ácidos grasos esenciales:

    • Germinados (de alfalfa, de lentejas, de brócoli…)
      Frutos secos
      Semillas (girasol, calabaza, sésamo…)
      Aguacate
  • “La vida no es lo que uno vive sino como lo recuerda, y como lo recuerda para contarlo.” G.G.Márquez

    Comentarios