Tag: Alfredo Zurita,04 de Enero de 2018

Desintoxicate en 21 dias.

Vivimos en un mundo tóxico. Nuestra salud depende de la capacidad de nuestro cuerpo para hacer frente a las toxinas, estamos diseñados para limpiarnos y renovarnos automáticamente.

¿Pero a qué ritmo nuestro cuerpo puede renovarse rápidamente?

Lo que comemos, lo que tocamos, lo que respiramos, hablamos e incluso lo que escuchamos y consumimos en medios digitales intoxican nuestro cuerpo. El agua que bebemos, con la que nos bañamos, los detergentes de limpieza, los conservantes de alimentos, el monóxido de los carros, aerosoles, alcohol, cigarrillo, medicamentos, drogas, etc...

Cualquier sustancia se vuelve tóxica si nos exponemos a ellas en cantidades excesivas.

Nunca antes la humanidad se alimentó tan mal, los pollos son criados con antibióticos, si a un cerdo no lo matan rápido se llena de tumores, a las ovejas las bañan con el componente del gas nervioso de la guerra del golfo, a las vacas le dan ‘clenbuterol’ (polvo de ángel) para producir animales grandes.

Le agregan a las papas ‘tecnazene’ para que no germinen. A la harina del pan le añaden ‘clomequat’ que provoca la aparición de tumores. El agua del chorro trae sustancias industriales, agrícolas y metales pesados. Además del café, té, gaseosas, frituras, carnes, mayonesa, embutidos, azúcar blanco chatarra, sal refinada, nos bañamos en piscinas cloradas, fumamos y además bebemos alcohol, esto sin contar con el estrés.

El cuerpo humano es demasiado bueno.

Nada de esto lo consumimos conscientemente ya que forman parte de la rutina diaria de nuestras vidas, las consecuencias son nocivas para nuestra salud presentando síntomas como Pesadez, fatiga y baja energía, Flatulencia, acidez y digestión lenta. Exceso de peso y ansiedad por comer. Alergia a ciertos tipos de alimentos. Dolores de cabeza frecuentes. Problemas al dormir. Mal aliento y sensación de sed. Frecuentes resfriados con abundante secreción flemática. Constipación. Problemas en la piel como erupciones, excemas y resequedad. Enrojecimiento en los ojos y bolsas debajo de ellos. Caída del cabello. Hemorroides, etc.

No se trata de vivir en paranoia, pero sí de tomar consciencia sobre la cantidad de toxinas que podemos disminuir o parar su consumo, y también que consumir para potenciar la rápida desintoxicación.

Ahora la pregunta es la siguiente: ¿por dónde comenzamos?

Apelo a tu complicidad para proponerte un pacto. Un acuerdo modesto, inofensivo, pero vital para tu salud y la mía, porque si todos mejoramos la palabra, el pensamiento, la acción y la alimentación pues todos disfrutaremos de un entorno menos tóxico.

Estimado lector: te invito a desintoxicarte durante un período de 21 días dónde limpiarás la palabra, el pensamiento, la acción y tu cuerpo.

Puede ser que veinte golpes de martillo no logren romper una piedra, pero quizás el golpe veintiuno sí. ¿Esto quiere decir que los primeros 20 golpes no sirvieron de nada? ¡No! Cada golpe hizo su parte para el éxito final, que fue el efecto acumulado de los 21 golpes.

Cada día te daremos un tip que vas a mantener por los 21 días restantes. Cosas como poder dormir, recuperar tu talla, estar relajado, mejorar la circulación, mejorar las articulaciones, desinflamarte, recuperar el brillo de tu piel, entre otras cosas lo podrás lograr siguiéndome por 21 días.

PARA SEGUIR MIS RECOMENDACIONES DIARIAS HAZ CLICK AQUI!

Comentarios