Tag: Alfredo Zurita, 01 de Diciembre 2018

El Cannabis.

Durante años hemos vivido tras la cortina que nos instalan las grandes industrias farmacéuticas y de alimentación, las propagandas, sin contar intereses políticos y económicos. Nos han puesto a consumir productos, alimentos y “medicinas” altamente perjudiciales para la salud y en esta época nos diagnostican las consecuencias: cáncer, insuficiencias hepáticas, cardiacas y renales, trastornos, diabetes, arterias tapadas, artritis, fibromialgia, etc.

Hemos heredado culturas de maltrato y violencia hacia nuestro cuerpo, la naturaleza y entre nosotros mismos.

¡Nos han engañado!

Pero nos encontramos en una época de despertar y concentración, en una época donde los que pensamos diferente somos más. Actualmente en la mayoría de los países hay organizaciones en pro del rescate del planeta, sean llamados veganos, en contra de la violencia de la mujer, en contra de las guerras, en pro de la crianza consciente, mostrando la realidad del calentamiento global, etc. y pienso que le debemos dar gracias a los Milennials por globalizar los valores, la cultura de la vida y la alimentación sana. Este tema generacional es muy amplio, así que entremos en el tema de este artículo que ya es bien controversial, sin más preámbulo les presento a:

EL CANNABIS.

El cannabis, la marihuana, mary jane, el weed, el zuku zuku, la hierbita, etc, fue satanizado por las políticas, mientras a puerta cerrada muchos consumían esta planta tan controversial con objetivos recreacionales o de SALUD como es el tema que desarrollaremos en este artículo.

Hace poco llame a un amigo en Colombia a quien justo acababan de operar, tuvo una cirugía de baja complicación y me interesaba por su recuperación cuando me dijo: “Alfredooo no lo vas a creer, el médico me recetó una marihuana medicinal para el dolor, la consigo legalmente aquí en Medellín y en toda Colombia, para evitar consumir analgésicos ya que mis riñones y mi hígado no los pueden procesar”.

Los cannabinoides tienen muchas propiedades medicinales, y esto permite que algunas dolencias y patologías puedan ser tratadas con cannabis, tales como cáncer, epilepsia, glaucoma, esclerosis múltiple, fibromialgia, dolor crónico, etc.

Los primeros registros escritos sobre su uso medicinal se remontan al año 2.737 a. de C. dentro de la farmacopea de Shennong, uno de los padres de la medicina china.

La planta de cannabis (Cannabis sativa), popularmente conocida como marihuana, es una especie vegetal con múltiples propiedades terapéuticas y medicinales. Históricamente ha sido utilizada como medicamento, fuente de alimento y planta maestra en diversas tradiciones espirituales y culturales. También se utilizó como materia prima para la fabricación de múltiples productos tales como textiles, papel y combustible, siendo considerado como uno de los cultivos más valiosos en la Antigüedad.

A medida que la prohibición de la marihuana empieza a desaparecer en determinadas partes del mundo, la hierba vuelve al ámbito médico al que pertenecía antes de ser víctima de las campañas políticas de desprestigio.

Para aquellos fármaco-dependientes de las benzodiazepinas, (Xanax, Librium, Valium, Alpram y Ativan) les dejo un dato interesante: las benzodiazepinas se clasifican como medicamento de Lista 4 en los Estados Unidos. En cambio, la marihuana se considera de Lista 1, y se la describe como potencialmente adictiva y carente de potencial medicinal. Esta clasificación errónea hace creer que las benzodiazepinas son más seguras que la marihuana cuando, en realidad, es al revés.

De hecho, las benzodiazepinas se han asociado a una gran cantidad de muertes relacionadas con sobredosis mortales. Muchos aseguran que estos medicamentos se recetan con demasiada facilidad.

De acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE.UU., más de 22.000 personas murieron por sobredosis relacionada con medicamentos con receta en 2013. Se informó de que un 31% de esas muertes estaban asociadas a las benzodiazepinas recetadas para trastornos como la ansiedad.

Ahora después de reivindicar su uso medicinal y sabiéndolo en vano, ya que aun en nuestro país no existe un movimiento de investigación científica sobre cannabinoides y sus grandes beneficios en el campo de la medicina, como profesional de la salud natural es mi deber mostrar la otra cara de la moneda, y me ha apasionado mucho el tema de los productos derivados que están tan de moda en el mundo, que no tienen efectos secundarios y tienen una gran cantidad de beneficios nutricionales y de salud.

Como vegetariano me dedico a buscar fuentes de proteínas, ácidos grasos esenciales, vitaminas y minerales que complementen mi estilo de vida, uno de los catalogados super food, es el Hemp, la semilla del Cannabis Sativa pero una sub-variedad que no tiene las mismas cualidades medicinales ni aplicaciones, estas diferencias tan marcadas no fueron suficientes para que los políticos la eximieran de cargos y no la agruparan con todas las especies de cannabis como sustancia de uso controlado.

Tetrahydrocannabinol (THC) es el químico responsable del efecto psicológico de la marihuana, un lote promedio de esta planta contiene entre 5-20% de THC.

El Hemp, por otro lado, contiene un máximo nivel de 0,3% de THC, haciendo imposible sentir algún efecto psicoactivo. Por otro lado, el hemp contiene cannabidiol (CBD) que actúa como el antagonista, haciendo que esa pequeña porción de THC sea inútil. Recientemente se encontró que el CBD tiene propiedades analgésicas, antiinflamatorias, controla la ansiedad sin efectos psicoactivos. En todas partes en Estados Unidos, Latinoamérica, y Europa actualmente se consiguen tiendas donde comercializan CBD en gomitas comestibles, extracto, aceites, cremas, etc.

El Hemp en sus diferentes formas: semillas, corazones de semillas, aceites, proteínas, harinas, capsulas, extractos… sirve para:

Personas con niveles bajos de ácidos grasos, al ser rica en omega 3-6-9, es rica en fibra, por lo que mejorará tu digestión, ayuda al transporte de oxígeno en las células, su riqueza en ácidos grasos ayuda a prevenir enfermedades del corazón, al tener altos niveles en vitamina A y E protegerá tus ojos y tu piel, embellece y rejuvenece, su contenido de vitamina C es considerable, te dará energía y protegerá tus defensas, es rica en minerales como fósforo, potasio, magnesio, azufre y calcio, su versión en proteína contiene 10 de los aminoácidos esenciales en el cuerpo y 8 de los no esenciales, siendo tan completa como la leche o la carne, entre el resto de sus beneficios se encuentra la reducción del colesterol malo, reducción de la inflamación y relajante muscular.

Ahora con toda esta información en sus manos pueden tener un punto de vista mas objetivo a la hora de emitir opiniones.

Comentarios