Tag: Alfredo Zurita,11 de Enero de 2018

DIA 6

GERMINA PRIMERO, DESPUÉS COCINA

La mayoría de las semillas, legumbres, y granos tienen enormes ventajas nutricionales para el ser humano, pero éstas se mantienen encerradas por una serie de químicos naturales o anti nutrientes que protegen la semilla de sus depredadores y de una germinación prematura. Estos químicos naturales actúan también como inhibidores de enzimas, lo que significa que la cantidad de los nutrientes cruciales que los seres humanos recibimos al consumir esos alimentos, es mucho menor de lo que podríamos obtener.

Un grano es esencialmente una semilla que puedes colocar en tierra para que crezca una planta. Cuando permites que ese grano empiece a crecer y lo cosechas antes que se convierta en una planta obtienes el grano germinado.

Durante la germinación, la semilla dormida comienza a descartar los anti nutrientes, cambiando por dentro y por fuera, de manera que cuando usted la consume, ya no está comiéndose sólo una semilla, sino una pequeña planta viva. El cambio parece insignificante, pero los beneficios que conlleva son enormes.
El grano al contacto con el agua agarra vida, digiere alguna parte del almidón dentro de la semilla y lo utiliza como combustible para romper la cáscara externa. Entonces los granos germinados son bajos en almidón y contienen altas proporciones de otros nutrientes como proteínas, vitaminas y minerales comparado a los granos sin germinar.

Los granos germinados en productos horneados como panes, pierden cierto atractivo durante el proceso de producción. Las ventajas de los granos germinados son maximizadas cuando se comen naturales, muchos de sus beneficios nutricionales se pierden cuando tomas ese grano germinado, lo secan, lo convierten en harina y lo exponen al calor.

Para empezar, la germinación neutraliza el ácido fítico y los inhibidores de enzimas presentes en los granos y legumbres, facilitando la absorción de calcio, magnesio, hierro, cobre y zinc, que de otra forma es difícil de lograr para el organismo. Además, produce vitamina C, aumenta el contenido de vitamina B, e incrementa el caroteno dramáticamente.

Si los gases incomodan la ingesta de granos en tu dieta, al germinar y cocinar a corto tiempo se elimina este molestoso problema.

Por otra parte, se dice que para conservar una buena salud debemos mantener un balance entre los alimentos ácidos y alcalinos que consumimos, debiendo constituir estos últimos alrededor de un 60% de nuestra dieta. Los granos y las legumbres se consideran más ácidos que los vegetales y las frutas. Sin embargo, al comerlos en forma de brote, como una pequeña planta, se asemejan más a los vegetales, y por lo tanto, son más alcalinos.

Por último, los alimentos germinados motivan la producción de bacterias saludables que ayudan en nuestra digestión, aumentan nuestras defensas y mejoran nuestra salud.

Tarea: germina hoy tus granos

Primer día: Lave los granos/legumbres. Colóquelos en un frasco o tazón y cúbralos generosamente con agua fría.

Segundo día: Cuele el agua. Coloque un pedazo de tela sobre el cuello del frasco y asegúrela con una banda elástica (liga).

Coloque el frasco boca abajo sobre un tazón de manera que se drene el exceso de agua. O coloque los granos/legumbres sobre una toalla de papel dentro de un colador, nuevamente para drenar el exceso de agua.

en la noche. Lave bien sus legumbres y granos y devuélvalos a la posición de drenado.

Tercer día – en la mañana: repita el paso de lavado de la noche anterior.

Siga adelante: Continúe lavando y drenando sus legumbres dos veces al día. Los brotes estarán listos cuando usted pueda ver pequeños rabitos que son más o menos del mismo tamaño que la semilla original.

¿Y ahora qué hago con estos granos germinados?

Los granos germinados no requieren de una cocción prolongada como los no germinados, lo óptimo sería hacer un caldo de vegetales y aliños y al final colocarle los granos germinados. También puedes sofreírlos en un guiso como utilizas los germinados de soya o como la alfalfa que venden en el supermercado, en un sándwich o mezclados en una ensalada sin cocinar.

Los germinados ayudan a prevenir enfermedades o a tratarlas en el caso de que ya se hayan manifestado. Favorecen los procesos de desintoxicación, depuración y eliminación de residuos almacenados en los tejidos o en la sangre, fortalecen el sistema inmune. Son antioxidantes, estimulan las secreciones del páncreas.

Mejoran el funcionamiento intestinal, alivian el estreñimiento, fortalecen el intestino y la flora intestinal, contribuyen a eliminar gases y desechos, rebajan el índice de colesterol, tonifican el sistema nervioso.

Contribuyen a mantener la elasticidad de las arterias y la vitalidad del sistema glandular, retrasan el envejecimiento, sus componentes permiten que las células del cuerpo se mantengan jóvenes durante más tiempo, su consumo está recomendado en casos de anemia por su riqueza en clorofila, y para personas con el estómago delicado.

En mis cuentas de instagram @naturismozurita y @aceptandolonatural puedes ver videos y tips de germinación paso a paso y la tabla de tiempos de germinación según cada grano.

Amigo lector, si deseas puedes ver mis recomendaciones del dia 1 (AQUI),dia 2 (AQUI), dia 3(AQUI), dia 4 (AQUI) y dia 5 (AQUI)

Comentarios