Tag: Alfredo Zurita,12 de Enero de 2018

DIA 7

La magia de los aceites

Hace unas semanas escribí un artículo a cerca de como lavar tu piel con aceites.

La palabra aceite (del árabe az-záyt, el jugo de la aceituna, y éste del arameo zaytā).

Cada vez es más reconocida la importancia de las grasas en la alimentación y belleza. Si bien hace unos años se señalaron como las responsables de las enfermedades coronarias (entre otras), y las mujeres le huían a los cosméticos que contenían aceites, ahora se sabe que no es así y se apunta hacia otras causas y se está comprendiendo que en realidad tienen una gran importancia en nuestro metabolismo y para nuestra piel. Por eso, nos parece muy importante conocer bien las grasas, ya que cada vez toman más relevancia las dietas donde las grasas saludables tienen un papel primordial, y los tratamientos de belleza con aceites crudos.

Recientemente tras nuevas investigaciones, científicos médicos se han percatado de que los verdaderos culpables del desarrollo de las enfermedades cardiovasculares y de otros problemas de salud son las grasas trans que se encuentran en la margarina, la manteca vegetal y en los aceites vegetales hidrogenados, de modo que algunos profesionales de la salud, ya recomiendan abiertamente el consumo de grasas saturadas, especialmente las de origen vegetal como el aceite de coco, sésamo, linaza, oliva como parte de una dieta saludable.

Acerca del coco, su perfil de grasa saturada ronda el 84-86.5%, en la cual prevalece el ácido láurico, triglicérido de cadena media. Se le reconocen cualidades benéficas para la salud que abarcan propiedades antioxidantes, antivíricas, antibacterianas, mejoría cognitiva en pacientes con Alzheimer o eficiencia metabólica, entre otros. Sin contar que mantiene tu piel con un aspecto más joven. Con la alta cantidad de grasas saturadas y componentes antibacterianos, está libre de químicos farmacéuticos, es un excelente acondicionador para la piel. Durante generaciones se ha utilizado para lubricar y embellecer la piel para lucir más joven.

En relación a este tipo de grasas el Dr. Gabriel Cousens en su obra: “Hay una cura para la diabetes”, declara: “…las grasas saturadas crudas –tales como las del coco y la palma de cristo- fomentan la salud, siendo necesarias para el correcto funcionamiento de las membranas celulares, especialmente de las neuronas, las células del corazón, huesos, hígado, sistema inmunitario, pulmones y hormonas, además de las que controlan el hambre, el equilibrio de calcio y la regulación genética en general”.

En su obra “Lo que dice la ciencia para adelgazar (2012)”, Luis Jiménez, asevera que en los estudios epidemiológicos más recientes se concluye “…que las grasas no juegan un papel fundamental en la obesidad” “…por el hecho de comer más grasas no estamos abocados sin remedio a la obesidad.” “Las grasas, por sí mismas, no engordan.”

Además afirma que los estudios más recientes concluyen que no hay una relación clara entre el nivel total de colesterol y de colesterol malo y, la enfermedad cardíaca. En muchos casos, la enfermedad se presenta sin existir niveles altos de colesterol y, en ocasiones, una vez manifestada dicha enfermedad, a pesar de bajar el colesterol, “sigue persistiendo la enfermedad cardiovascular”. También el autor del best seller “Cerebro de pan”, el Dr. David Perlmutter y el Dr. Mercola, tienen los mismos lineamientos.

Los aceites se han puesto de moda

A pesar de que hay civilizaciones que los utilizan desde hace miles de años para obtener una belleza natural, la parte occidental del mundo recién los está descubriendo. Hay un aceite para cada tipo de piel, para cada problema una solución natural y económica que nos permita conseguir algo que ni los mejores cosméticos conseguirán: una piel equilibrada, saludable y sin sufrir los efectos secundarios que pueden traernos algunos productos.

Aceite de coco

Tanto en estado líquido como sólido dependiendo de la temperatura ambiente, el aceite de coco hidrata la piel en profundidad, al tiempo que reduce las bacterias en ella, por lo que podremos tener una piel libre de acné y otros problemas. Por si fuera poco, su aroma es delicioso y quedará en tu piel como un suave toque tropical.

Desmaquíllate con aceite de coco

El aceite de coco rompe las sustancias resistentes al agua, las cuales generalmente están presentes en las sombras para ojos, delineadores o máscaras para pestañas.

Es muy fácil de usar: sólo toma una pequeña cantidad de aceite y frótalo entre tus dedos unos segundos, luego aplícalo sobre tus párpados y pestañas. Después pasa un trozo de algodón suavemente para remover el maquillaje. Por último, enjuaga tu rostro.

Aceite de Sésamo

Para entender por qué el aceite de sésamo es bueno para la piel debemos entender sus componentes. En este caso, su alto aporte de vitamina E hace que sea un emoliente e hidratante natural. También, sus componentes actúan como un protector solar natural, con lo que podremos exponernos ligeramente al sol sin necesidad de aplicar protección extra al utilizarlo como cosmético.

El aceite de sésamo consigue, por las esencias que contiene, ser un perfecto relajante y calmante. Es por ello que es un componente base de muchos masajes y de tratamientos de aromaterapia. Por si fuesen poco ya estas características nos ayudan a recuperar la piel, tenerla mucho más sana y por lo tanto con un mejor aspecto; el aceite de sésamo es capaz de reconstruir el tejido que forma la piel, con lo que se hace visible la recuperación de esta, así como una mejor circulación sanguínea que evitará la aparición de las señales de la edad.

1. humidifica una toalla con agua tibia. deposita el aceite en todo el pelo hasta su completa penetración, masajeando bien el cuero cabelludo y las puntas.

2. Realiza masajes con las yemas durante 5 minutos para impregnar toda la cabeza correctamente. Acto seguido, envuélvela con la toalla y deja que el aceite actúe 25-30 minutos.

3. Pasado este tiempo, quítate la toalla, peina el cabello y lávalo con tu champú habitual para evitar que se quede graso. Si lo necesitas, emplea un suavizante.

El resultado que obtendrás será un pelo más hidratado, liso, unas raíces fortalecidas y más resistentes a la alopecia. Además, sirve para todo tipo de cabellos, ya sea seco, graso, afro, rizado, etc.

Aceite de árbol de té

El primer recomendado para aquellas personas con acné o con piel grasa o mixta, ya que el aceite de árbol de té es un excelente eliminador de grasa, así como también un poderoso antiséptico. Si tienes este problema, no gastes una fortuna en cremas caras y opta por este refrescante aceite.

Usa un algodón embebido en agua con aceite de tea tree para tratar el acné. Como tratamiento del pie de atleta, eczema y distintas infecciones micóticas. Como antiséptico para ser usado en cortaduras y quemaduras. También como antivirus para minorizar los síntomas de un resfriado y gripe. Usa unas gotas en la tina. Agrégalo a un vaporizador para minorizar la congestión de pecho. Agrega unas gotas al shampoo que utilizas normalmente para combatir los piojos. Agregando unas gotas en la tina cuando te bañes puede ayudar para combatir el olor corporal. Si agregas unas gotas en agua caliente puede ayudar a las infecciones de sinusitis. Es ideal para tratar la caspa y el cuero cabelludo seco.

Amigo lector, si deseas puedes ver mis recomendaciones del dia 1 (AQUI),dia 2 (AQUI), dia 3(AQUI), dia 4 (AQUI), dia 5 (AQUI) y dia 6 (AQUI)

Comentarios